la araña

Una vez cierto hombre era perseguido por varios malhechores que querían robarle y matarlo. En su huida el hombre ingresó a una cueva. Los malhechores empezaron a buscarlo por los Alrededores.
El Hombre con desesperación elevó una plegaria a Dios, diciendo:

" Dios todopoderoso, haz que tus ángeles bajen y tapen la entrada con un muro para que no entren a matarme".

En el momento que escuchó a los hombres acercándose, vio que apareció una arañita, la cual empezó a tejer una delgada telaraña a la entrada de la cueva.

El hombre volvió a elevar otra plegaria, esta vez mas angustiado:

"Hay por favor Dios mío, perdóname mis pecados y el atrevimiento de implorarte con tanta fuerza. Por favor envía a tus ángeles, o con tu mano poderosa coloca un muro fuerte en la entrada para que los hombres no puedan entrar a matarme".

Desesperanzado y casi irritado al no recibir el muro protector, miro a la araña con desprecio mientras esta seguía tejiendo la telaraña, y balbuceó:

“¡sale de aca¡”

Estaban ya los malhechores frente a la cueva y el hombre quedó esperando su muerte… cuando de pronto uno dijo: ”vamos, acá solo hay telarañas, no pudo haber entrado en este lugar”.

Nunca exijamos a Dios que nos ayude a nuestra manera. Si confiamos en Jehová (Prov. 3:5,6), su ayuda no fallará. Por tanto, nunca rechacemos la bendición de Jehová, aunque solo veamos una telaraña.
de el blog de tjutil

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS